Beneficios de diseñar (y ejecutar) las mejores operativas en tu almacén.

Beneficios de diseñar (y ejecutar) las mejores operativas en tu almacén.

 

La organización y gestión de un almacén es un proceso complejo, con muchos matices y detalles fundamentales para maximizar la eficiencia y reducir costes. Además, una vez teorizado sobre los pilares básicos, es necesario contar con la tecnología adecuada para llevarlo a la práctica.

 

Una de esas tecnologías clave es el software de gestión de almacén, también llamados SGA o su equivalente en inglés WMS. Hay dos vertientes, la más tradicional o arcaica en la cual estos softwares se presentan de manera independiente y otras más modernas en las que forman parte de manera natural del ERP completo de la empresa, como módulos adheridos al mismo.

 

1. Optimización de inventarios

 

La optimización de inventarios consiste en mantener el equilibrio perfecto entre la cantidad de stock disponible y la demanda esperada. Un inventario bien gestionado minimiza los costes de almacenamiento y reduce el riesgo de obsolescencia.

 

El ERP proporciona análisis avanzados para prever la demanda y planificar el inventario adecuadamente. Además, permite gestionar los niveles de inventario en tiempo real, facilitando el reabastecimiento automático y el control de stock, asegurando que siempre haya productos disponibles sin excesos.

 

2. Mejora en la trazabilidad

 

La trazabilidad se refiere a la capacidad de rastrear cada unidad de producto a lo largo de toda la cadena de suministro. Esto es esencial para el control de calidad y el cumplimiento normativo.

 

El ERP con su SGA registra toda la información relevante desde la recepción de materias primas hasta la entrega del producto final. Se complementa esto con un seguimiento detallado dentro del almacén, registrando cada movimiento y ubicación del producto, lo que facilita auditorías y la gestión de devoluciones.

 

3. Aumento de la eficiencia

 

La eficiencia operativa implica optimizar todos los procesos dentro del almacén para maximizar la productividad y minimizar los tiempos de ciclo.

 

El ERP optimiza la planificación de recursos y la programación de actividades. Con la ejecución en las funcionalidades SGA, automatiza procesos como el picking, el empaquetado y el envío mediante sistemas de códigos de barras (o RFID), reduciendo errores y acelerando las operaciones.

 

5. Mejora en la satisfacción del cliente

 

La satisfacción del cliente se logra mediante la entrega puntual de productos correctos y en buen estado. Una gestión eficiente del almacén es crucial para cumplir con estas expectativas.

 

El ERP integra todas las funciones empresariales para asegurar que los pedidos se procesen correctamente y a tiempo. Con la ejecución de las operativas de almacén con las funcionalidades SGA garantiza que los productos se seleccionen, empaqueten y envíen rápidamente, reduciendo el tiempo de entrega y los errores, lo que mejora la experiencia del cliente.

 

6. Flexibilidad y escalabilidad

 

La flexibilidad y escalabilidad se refieren a la capacidad de un sistema para adaptarse a cambios en la demanda o en la estructura empresarial sin perder eficiencia.

 

El ERP es altamente configurable y puede integrarse con otros sistemas para adaptarse a nuevas necesidades. Puede ajustarse rápidamente a cambios en el volumen de operaciones o en la disposición del almacén, facilitando la expansión o reorganización.

 

7. Visibilidad en tiempo real

 

La visibilidad en tiempo real permite monitorizar las operaciones y el estado del inventario en cualquier momento, facilitando una gestión proactiva y la rápida respuesta a problemas.

 

El ERP/SGA proporciona una vista unificada de todas las operaciones empresariales, ofreciendo detalles específicos sobre el almacén en tiempo real, como niveles de stock y el estado de los pedidos, lo que permite una toma de decisiones rápida y precisa.