Hoy comienzan oficialmente las rebajas.

Tras el período vacacional y de mayor consumo del año, las Navidades, los comercios ofrecen sus productos rebajados con el fin de conseguir mantener esos niveles de ventas, aunque sea con un margen de beneficios menor.

Como cada año, los usuarios posponen algunas de sus compras para encontrar verdaderos chollos y por tanto ahorrar en la temida cuesta de enero.

Hasta aquí, es la misma situación de todos los años. Se repite una y otra vez, sin cambios aparentes, pero con ilusiones renovadas de los consumidores, que esperan incesantemente a que la talla y el color del artículo deseado sobreviva a las compras navideñas y se oferte por un precio inferior. Pero esta es sólo la perspectiva del consumidor.

¿Qué supone para los negocios?

A priori, un trabajo extra los días previos en el cambio de precios tanto en los artículos como en el sistema de gestión y la página web, y en segundo, pensar y confeccionar muy bien la estrategia a seguir.


¿Qué artículos rebajar? ¿Qué precio poner? ¿Qué hará la competencia?

A priori, y hasta el día de rebajas, nadie desvela qué campaña efectuará, para no perjudicar la campaña navideña, pero las comunicaciones ya se van preparando para ser el primero en lanzarlo el día 7: Newsletters, redes sociales, página web,… todo tiene que estar listo, pero,… ¿y la gestión del stock?

Muy pocas tiendas online se acuerdan de este tema, y es en estas fechas cuando se hace más y más relevante las deficiencias del ERP (o la propia ausencia de él) que poseen.
¿Y por qué es importante una buena gestión del stock?


Pues por varios motivos:

1. El cliente sabe que lo que se ofrece en la web, es realmente lo que está disponible en el almacén, por lo que si adquiere un artículo en talla, color, o forma concreta, será lo que le llegue a su domicilio. No otro artículo similar, ni tampoco un comunicado de disculpas por parte de la empresa de la inexistencia de ese stock, con el consecuente reembolso del importe. Si esto ocurre, el cliente verá que tenemos un sistema poco fiable, y que la oferta puede que se ajuste o no con la realidad de lo que podemos hacer. La confianza en los consumidores es uno de los aspectos más complicados de conseguir, y a su vez el más sencillo de perder, y esto puede costarnos que compren a la competencia, con la pérdida de ingresos que supone. Todo por algo que podíamos haber evitado con una correcta gestión y previsión a priori con un buen sistema y un software específico. Odoo puede ser tu mejor aliado para gestionar tu stock.

2. Los responsables de almacén, como los de compras y abastecimiento, saben en todo momento qué artículos hay disponibles, cuáles no, y pueden tomar una decisión al respecto. Quizá la mejor opción sea, indicar en la página web “producto agotado” o directamente quitarlo del catálogo. Otra de las opciones podría ser indicar cuándo estará disponible, y la opción de permitir reservar ese producto y no perder una posible venta, por no haber contemplado esta posibilidad.

3. Los responsables de marketing, quienes sabrán el volumen de stock y por tanto qué capacidad tiene la tienda online para promocionar según qué artículos. Si se publicita por ejemplo una camiseta con estampado de tendencia en las redes sociales corporativas, y sólo quedan 2 unidades, no habremos amortizado las acciones de marketing, pero si quedan 300 unidades, y conseguimos potenciar la venta de ese artículo, puede ser una gran estrategia para mejorar resultados.

Comentarios

no hay comentarios.

¿Quiere comentar esta noticia?

Su dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.