El tratamiento de datos y al fin y al cabo de la información que se obtiene de ellos es una de las principales preocupaciones de cualquier empresa.

Cada día, se almacena más y más información (gracias a la tecnología, la capacidad de almacenamiento cada día es más amplia también) en las empresas, pero surge la duda de cómo gestionarla de forma eficiente y eficaz, que no es lo mismo.

Pero claro, no toda la información es de la misma importancia, ni de la misma calidad, por tanto debemos tener una herramienta que nos ayude a filtrar y organizar todo lo que acontece en nuestra empresa y así poder tomar las mejores decisiones.

Esta herramienta, no es otra que un ERP, del cual ya hemos hablado en multitud de ocasiones en este blog, pero del que no nos cansamos de repetir su relevancia de cara a sacar el máximo partido de nuestra empresa y potenciar la escalabilidad del negocio .

Lógicamente, dispondremos de numerosas herramientas a la hora de gestionar la actividad de la empresa: editor de textos, hoja de cálculo, software de facturación, centralita,… 

Si un usuario de la empresa necesita determinado dato, puede tener dudas de dónde debe buscarlo. O incluso consultarlo en varias herramientas y ver que no coincide, ¿qué hacer en esos casos?

Algo tan sencillo en la teoría, como complejo en la práctica: SINCRONIZAR.

La tecnología nos permite sincronizar las herramientas disponibles y acceder a toda la información desde una de ellas: El ERP.

En el caso de Odoo, existen módulos y conectores ya desarrollados . Incluso al ser un software de código abierto permite desarrollar todos aquellos que pueda necesitar tu empresa ad hoc.

Parece interesante en la teoría, ¿pero y en la práctica?

Pongamos que nuestro ecommerce está desarrollado en Magento. Estupendo, disponemos de una plataforma potente que actuará de backoffice de cara a realizar las ventas en nuestra tienda online, así como gestionar los pedidos. 

Odoo Magento

Pero claro, no deja de ser una tienda online, y por tanto no gestiona ningún flujo de trabajo más de la empresa.

¿Qué ocurre con la parte contable? ¿O con la parte de compras y aprovisionamientos?

Si sincronizamos ese Magento con un ERP como Odoo, los pedidos se cargarán directamente en nuestra herramienta de gestión empresarial, y podremos controlar y gestionar todos los departamentos y tareas desde el mismo software, integrándose la información entre y uno y otro para ofrecernos informes más completos equiparando a cualquier Big Data.

De la otra forma, tendríamos que cargar mucha información a mano, con lo errores asociados que sabemos que pueden ocurrir, así como las duplicidades, extravíos y descuadres. Demasiado tiempo que deberíamos emplear en analizar el por qué algo no funciona, o no nos encaja.

En nuestro caso, muchos de nuestros clientes han confiado en nosotros para conectar su Magento con Odoo, y crear una herramienta potente conjunta con la que mejorar los procesos de su empresa. También para Shopify y PrestaShop. Con ello han conseguido una reducción de costes considerable, así como, reducción de tiempo, el único recurso escaso que nunca podremos recuperar.

Comentarios

no hay comentarios.

¿Quiere comentar esta noticia?

Su dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.